Un Subsidio sobre el Cuidado de la Creación

El subsidio que estás a punto de leer es también una exhortación a permanecer abiertos al mundo que nos rodea, para escuchar con atención a todas las criaturas que habitan este pequeño planeta, nuestra casa común. Surge de una preocupación urgente por el Clamor de la Tierra y el Grito de los Pobres que no son tenidos en cuenta y que, como franciscanos, debemos escuchar siendo colaboradores en el diálogo, ofreciendo nuestra contribución específica para la curación de nuestro mundo y de las personas que en él viven.