Medio siglo de oración y presencia en medio de La Florida

Con una solemne eucaristía presidida por el obispo auxiliar de Santiago, monseñor Cristian Castro, se celebró este jueves 19 de marzo, los 50 años del Monasterio Nuestra Señora de La Victoria de las Hermanas Clarisas en la comuna La Florida.

Por Enrique Astudillo Baeza, periodista

La misa por los 50 años de presencia en La Florida se desarrolló en la Capilla del Monasterio y asistieron diversas personas ligadas a las Hermanas Clarisas, la Orden Franciscana, como también de la Municipalidad de La Florida.

Fieles a la voluntad de Dios

En su homilía, monseñor Cristian Castro agradeció la presencia de las Hermanas Clarisas en medio de la comuna. “Es un jubileo para todos nosotros, la presencia de ustedes como monasterio y como monjas consagradas, en la búsqueda sincera y profunda de Dios en estos 50 años en La Florida. Sin duda, han sido muy buenas visitas y soy testigo de eso, de ver tanta cercanía, oración y cariño que sienten por tanta gente”, valoró.

La misa, que se llevó a cabo en la Solemnidad de san José, permitió a monseñor Castro poder expresar su admiración por el padre terrenal de Jesús. “Cuando Dios irrumpe en la vida de san José, le pide algo totalmente extraordinario, tanto que él mismo se sorprende. Sin embargo, Dios le habla en los sueños. Es delicado con José. De tal forma, que, a partir de ese sueño, pueda considerar esas palabras y pueda reaccionar positivamente al mandato y voluntad de Dios. En él nos vemos reflejado en ese deseo de responder con prontitud a la voluntad de Dios. En él miramos el deseo más profundo de tener entre nosotros la presencia viva de Jesucristo”, aseveró.

Al final de su exhortación, monseñor Cristian Castro, resaltó. “Gracias hermanas por hacernos partícipes de esta alegría. Sin duda, llegar hasta esta comuna, a pesar de todas las dificultades, es porque vieron la voluntad de Dios. Cincuenta años después, ustedes pueden decir que han sido bendecidas, acompañadas, enriquecidas por su presencia en este lugar, en este barrio y por seguir caminando y buscando la voluntad del Señor”, concluyó. 

Antes de pasar a la Comunión, el obispo auxiliar de Santiago bendijo la placa conmemorativa por los 50 años de la presencia de las Hermanas Clarisas en la comuna La Florida, donde se puede leer parte del testamento de Santa Clara.

Gracias por su cercanía

La hermana María del Carmen, Abadesa del Monasterio, también aprovechó la ocasión para agradecer infinitamente a todos quienes han sido parte fundamental en estos 50 años de presencia y oración en medio de La Florida. “Damos gracias a Dios en este día por tantos beneficios que hemos recibido del Señor, en especial por el don de nuestra propia vocación. Agradecer el nombre de mis hermanas todo el apoyo que hemos recibido en la comuna, con su cariño, amistad y cercanía. A todos quienes, con su generosidad y cariño, nos han acompañado en los trámites externos y acontecimientos importantes, a los bienhechores, a los fieles de la capilla y a todos quienes nos acompañan siempre en todas nuestras celebraciones y nos colaboran con nuestros productos”, destacó.

Concelebraron la solemne eucaristía, monseñor Luis Migone, obispo auxiliar de Santiago; el padre Rodrigo Magaña, vicario de la zona Maipo, y el hermano Nicolás Alfaro, ofm, Guardián del Templo Recoleta Franciscana.