Ministro provincial de la orden se reunió con monseñor Aós

Ambos con el carisma original de san Francisco de Asís, el provincial franciscano padre Isauro Covili ofm., y el Administrador Apostólico de Santiago, monseñor Celestino Aós, ofm cap., sostuvieron un encuentro “grato, sencillo y fraterno”.

El hermano Isauro Covili Linfati precisó que fue una visita para saludar al obispo, dialogar un poco y presentarle la orden franciscana, “nuestra realidad, en qué estamos, el redimensionamiento, la reestructuración en que nos encontramos, porque estamos pensando nuestra presencia en Chile”.

También el obispo subrayó que a la hora del redimensionar la presencia franciscana en algunos lugares sea un tema que no solo lo trate la congregación en sí misma, “sino también en una mirada más en conjunto de la vida consagrada, para que no haya lugares que queden abandonados”. Cabe recordar que a fines del año pasado los franciscanos terminaron con su presencia en Antofagasta.

Isauro Covili reconoció que están frente a la realidad de que “cada vez somos menos, el promedio de edad sube y hay un bien grupo de hermanos enfermos. Si bien hay algunos hermanos jóvenes en formación, son muy poquitos. Son realidades que hacen que uno se replantee algunos lugares, sobre todo para vivir en fidelidad al carisma que el Señor ha regalado en Francisco a la Iglesia”.

Durante el encuentro con el obispo Aós, el provincial franciscano señaló que le aseguró “nuestra oración y cercanía fraterna para el bien de todo el ministerio que tiene que realizar en la Iglesia de Santiago”. Don Celestino, por su parte, agradeció la presencia franciscana en Chile, en particular las casas de Santiago, San Francisco de la Alameda, por todo lo que allí se realiza en cuanto a presencia pastoral y sobre todo, lugar de culto, de sacramentos.

Al final de la reunión, el hermano Isauro, quien asistió acompañado del hermano Miguel Ángel Correa, encargado de la oficina de comunicaciones de la orden, agradeció el espacio fraterno y señaló que “fue un encuentro muy grato, muy agradable, nos conocíamos de antes, entonces los diálogos son muy fáciles, sencillos y fraternos”.