Franciscanos celebran 450 años de presencia en Castro

Con un acto artístico en el frontis de la iglesia y una eucaristía programada para las 19.30 y que será presidida por el ministro provincial, la comunidad franciscana está celebrando 450 años de labor ininterrumpida en la provincia.

En cuatro siglos y medio de presencia en la zona, el trabajo de esta orden está relacionado a distintas áreas como la cultura, el arte y la educación, pero también contribuyó a la construcción y mantención de las iglesias chilotas, 16 de ellas declaradas Patrimonio de la Humanidad en el 2000.

Los artistas Magisterio de Castro, Senda Chilota, Sendero Verde, Raíces de Pid Pid, Pastora Alfonsina y “Jaja” Calderón fueron algunos de los que se presentaron en la jornada de celebración que se realizó la tarde del domingo en una de las esquinas de la Plaza de Armas de Castro.

“Queremos celebrar de manera alegre, festiva, cultural la presencia franciscana desde hace ya 450 años. En un día de noviembre del año 1568 llegaron cuatro hermanos franciscanos a Chiloé y queremos conmemorarlo y agradecerle a Dios”, afirmó el párroco Julio Campos.

Además, el sacerdote expuso que “también vamos a pedir perdón por las veces que no hemos sido consecuentes con la Iglesia y con el evangelio de Jesús”.

actualidad

En la atención de las parroquias Apóstol Santiago y Nuestra Señora del Rosario de las islas Chelín y Quehui se traduce la actual presencia franciscana en la provincia. Lo anterior también contempla el hogar de ancianos de Gamboa, con 35 adultos mayores, además de un comedor parroquial para 60 personas todos los domingos, así como de la pastoral del Hospital de Castro y la pastoral penitenciaria.

De acuerdo a lo explicado por el historiador Felipe Montiel, la presencia franciscana constituye un hito importante en el desarrollo de Chiloé, considerando que estos religiosos llegaron a la zona un año después de la fundación de Castro.

Junto con los franciscanos arribaron a Chiloé los mercedarios y la Compañía de Jesús, pero los demás grupos católicos no permanecieron por mucho tiempo, relató el profesor.

“Los franciscanos ayudaron mucho también en el tema de conocimiento de la navegación y han tenido un rol muy importante en la conservación de las iglesias”, afirmó el profesional, muchas de ellas levantadas con el aporte de los mismos frailes.