Hermanos Franciscanos conmemoraron los 400 años del Templo San Francisco de Alameda


En la ocasión, el convento fue reconocido por el Estado Chileno y el Instituto de Conmemoración Histórica, por su invaluable valor religioso, cultural y patrimonial para el país.

A cuatro siglos del término de su construcción, la Iglesia de San Francisco representa un hito fundacional de la presencia franciscana en Chile y un testigo vivo de las grandes transformaciones de la ciudad de Santiago. Por ello, en el día de su aniversario, cientos de feligreses llegaron hasta el templo, para recordar su historia, destacar su gran valor patrimonial y pedir a Dios por su conservación como espacio simbólico, sagrado y cultural.

Con objetivo de preservar la memoria del lugar, el Instituto de Conmemoración Histórica de Chile, instaló una placa conmemorativa en el acceso del templo, a fin de dar cuenta de su importancia. Así, todos quienes lo visiten podrán ser testigos de su trayectoria y conocer detalles de su construcción, según explicó Sergio Martínez, presidente del instituto.

Del mismo modo, el Estado chileno, a través de la Subsecretaría de Patrimonio Cultural, del Ministerio de Cultura y las Artes, entregó a una medalla conmemorativa al convento, como forma de destacar sus atributos históricos, sociales y culturales. “Este es el templo más antiguo de Santiago, una de las construcciones de la época colonial que queda en Chile y que cumple 400 años de manera bastante particular, ya que ningún otro edificio se ha conservado tanto tiempo. Esta conmemoración es también simbólica sobre cómo se instala una institucionalidad cultural en Chile y,  que lo que pretende, es poder tener esta mirada no sólo hacia el pasado, sino también hacia el futuro”, señaló el subsecretario Emilio de la Cerda.

El hermano Isauro Covili, ministro provincial de la Orden Franciscana en Chile, señaló que este reconocimiento “es muy significativo, porque es una valoración a la historia, a la vida consagrada  y religiosa, y también a la experiencia misionera de la vida Franciscana en el país, y de todo lo que la orden ha aportado durante estos cuatro siglos en bien de anunciar a Jesús, y de favorecer la vida”.

Agregó que “el templo  ha albergado la vida, el sufrimiento, la búsqueda de tantos peregrinos, hombres y mujeres de nuestra Patria y por eso desde aquí queremos renovar nuestra vocación de servicio a la comunidad y nuestra identidad como franciscanos, en cuanto a enunciadores del evangelio de Jesucristo en medio de lo sencillo y los pobres de nuestra tierra”.

Por su parte, el guardián del convento, fray Santiago Andrade, expresó que el templo debe seguir siendo un lugar de acogida para todos: “La Iglesia es piedra viva y nosotros tenemos que ser esa piedra viva también, sobre todo en ese templo tan emblemático. Damos gracias a Dios por vivir día tan hermoso y significativo, donde damos inicio a nuestro jubileo y donde invitamos a todos a reconciliarnos, a vivir los valores del evangelio”, comentó.

Al final del encuentro, la Orden Franciscana firmó un convenio de Colaboración y Amistad entre la Corporación del Patrimonio de Chile y el Convento de San Francisco, que permitirá iniciar algunas obras de mantención y recuperación de la Iglesia.

La celebración estuvo acompañada por las voces del coro Vita et Música, quienes deleitaron a la comunidad, con sus cánticos. Adriana Valenzuela, una de sus voces, agradeció la oportunidad de ser parte del aniversario de la Iglesia a través de la música: “Para mí fue un momento muy emocionante, este lugar tiene 400 años y tiene una gran relevancia para Chile. Me siento feliz, es un tremendo honor haber cantado este día en esta Iglesia,  en compañía de todos los amigos, la comunidad, los hermanos franciscanos, en una celebración que es única para nosotros los creyentes”.

Historia del Templo

Conoce la historia del templo a través del siguiente vídeo: