Mensaje del Ministro provincial a las Hermanas Clarisas en Chile


Santiago, 10 de agosto de 2018

QUERIDAS HERMANAS CLARISAS

¡El Señor les de su paz!

Con mucha alegría este sábado 11 de agosto celebramos la solemnidad de nuestra Hermana Santa Clara de Asís. Una mujer santa que junto a San Francisco renovaron la Iglesia de su tiempo viviendo el evangelio con hermanos y hermanas de la primera hora, en fraternidad y que, a través del tiempo, millones de hombres y mujeres de la primera, segunda y tercera Orden, han bebido de la Fuente que es Jesucristo Pobre y Crucificado, visibilizando el evangelio sin propio y en fraternidad.

Les regalo el texto que ilumina la celebración de la virgen Santa Clara, que siendo rica y teniendo la vida resuelta se hizo pobre como su Amado que conquisto su corazón.

 San Juan 15, 1-8

«Yo soy la vid verdadera, y mi Padre es el viñador. Todo sarmiento que en mí no da fruto, lo corta, y todo el que da fruto, lo limpia, para que dé más fruto. Vosotros estáis ya limpios gracias a la Palabra que os he anunciado. Permaneced en mí, como yo en vosotros. Lo mismo que el sarmiento no puede dar fruto por sí mismo, si no permanece en la vid; así tampoco vosotros si no permanecéis en mí. Yo soy la vid; vosotros los sarmientos. El que permanece en mí y yo en él, ése da mucho fruto; porque separados de mí no podéis hacer nada. Si alguno no permanece en mí, es arrojado fuera, como el sarmiento, y se seca; luego los recogen, los echan al fuego y arden. Si permanecéis en mí, y mis palabras permanecen en vosotros, pedid lo que queráis y lo conseguiréis. La gloria de mi Padre está en que deis mucho fruto, y seáis mis discípulos».

La palabra invita a permanecer unidos a Cristo y no cualquiera sino el que nos presenta el Evangelio: Jesús de Nazaret, Hijo de María, pobre, anunciador del Reino de Dios y que muriendo en la cruz glorificó toda la obra de su Padre misericordioso y su Padre lo glorificó a Él por medio de la donación y entrega amorosa.

El verbo que se repite muchas veces es PERMANECER… Les invito a preguntarse: ¿De qué manera PERMANEZCO?, ¿En quién PERMANEZCO? Jesús nos invita desde la vida de Santa Clara a renovar nuestra vocación de vivir el Evangelio en obediencia, sin propio y en castidad, estando unidos a Él, y así este tiempo con expresiones de crisis, somos invitados a dar testimonio verdadero y coherente de nuestra relación esponsal con Jesús Esposo.

Por medio de este saludo mío y de todos los hermanos nos hacemos presentes y cercanos a ustedes en este día se fiesta. Les abrazo hermanas en este día de Santa Clara y que el Señor les bendiga y guarde. ¡Feliz fiesta!

 Fr. Isauro Covili Linfati, ofm.,  Ministro provincial