Fr. Cristián Eichin forma parte del consejo de prevención de Abusos en Valparaiso

En la Reunión mensual de sacerdotes y diáconos permanentes se presentó al nuevo Consejo Diocesano para la Prevención y Acompañamiento de Víctimas que estará compuesto por siete personas siendo su Presidente don Walter Sánchez González, Profesor de Filosofía y Doctor en Ciencia Política,

El Consejo está compuesto por las siguientes personas: Walter Sánchez González, Presidente y Profesor de Filosofía y Doctor en Ciencia Política; Plácido Fuentes Ruiz, Profesor, Secretario Ejecutivo; Hna. Mariana Peña Mendoza, Psicóloga de la Congregación Hna. de la Providencia; Priscila Gallardo Escudero, Trabajadora Social; Alicia Sanhueza Estay, Profesora de Religión; Juan Pablo Faúndez Allier, Abogado; R.P. Cristián Eichin Molina, ofm. Sacerdote de la Orden Franciscana; Pbro. Jorge Romero Salinas, colaborador

El Vicario General Mons. Leopoldo Núñez leyó el Decreto de constitución del Consejo el que luego fue firmado por Mons. Pedro Ossandón, Administrador Apostólico de la Diócesis de Valparaíso quien agradeció a cada uno de sus miembros por su bondad y por su entrega generosa. “Gracias por hacer este servicio que busca reconstituir nuestras relaciones de fraternidad, de confianza”.

Walter Sánchez, presidente de este Consejo al dirigirse a los sacerdotes y diáconos les señaló que “Nuestro papel es servir a las víctimas, sin olvidar el victimario y así nos presentamos a ustedes para que juntos nos ayuden a prevenir el abuso, de poder, de conciencia, sexual, la mentira y la discriminación y exclusión en nuestra Iglesia. Entre todos crear ambientes sanos y seguros en nuestra Iglesia”.

“Este Consejo se pone al servicio del Obispado de Valparaíso quien ha decidido crear una unidad para colaborar en la puesta en marcha de las “Líneas Guías” de la Conferencia Episcopal de Chile para enfrentar los casos de abusos sexuales contra menores. Estas Líneas Guías fueron una respuesta a la solicitud de la Congregación de la Doctrina de la Fe de la Santa Sede para enfrentar con claridad y decisión situaciones por todos conocidas y que nos llenan de vergüenza y arrepentimiento: “Una herida abierta, dolorosa, compleja que desde hace mucho tiempo no deja de sangrar” (SP. Francisco,8.04,18)

“Ese es el grito desgarrado y perseverante de esas víctimas que ahora debemos escuchar, acompañar y cuyo clamor llegó al Cielo. Ese mismo clamor se tomó el ambiente de nuestra diócesis en la reciente Asamblea realizada en Valparaíso. Fue en la clausura de ese mega evento eclesial cuando Mons. Ossandón anunció la creación del Consejo”.

Fuente: Iglesia.cl