Saludo de año nuevo del Hermano Ministro provincial


Queridos hermanos y hermanas:

El Señor nos ha dado la gracia de finalizar y despedir este 31 de diciembre, último día del año 2017, mediante la celebración eucarística, sacramento de salvación y actualización permanente de la belleza de Dios en nuestra historia.

Que los ancianos querendones del evangelio de hoy, Simeón y Ana,  conducidos por el Espíritu se encuentran en el lugar y momento adecuado y oportuno,  para decir, proclamar y gozarse de  algunas verdades respecto de aquel que ha sido llevado al Templo por María y José para ser consagrado a Dios. Que el Mismo Espíritu nos de la gracia a todos los hermanos franciscanos que conformamos la Provincia de la Santísima Trinidad y a toda la humanidad, para acoger con gozo el nuevo año  como también para  alabar y glorificar a Dios.

Hay motivos para alabar a Dios en este año 2018, entre muchas cosas, menciono algunas que lo marcarán:

1.       La visita pastoral del sucesor de Pedro; el papa Francisco que nos viene a animar para salir delante de las crisis que hemos vivido como Iglesia y que la hacen menos creíble en el hoy de nuestro país.

2.       El movimiento provocado por una nueva obediencia que hemos recibido como inicio de un nuevo Trienio, la cual nos pone en camino y nos hace aligerar nuestra vida y misión.

3.       Para el año que iniciamos los obispos han convocado a la Iglesia a vivir un año Eucarístico, realidad teológica, sacramental, pastoral que ayudará para que muchos que han abandonado la celebración eucarística se reencuentren con ella.

Que el año nuevo nos regale posibilidades renovadas de encuentro con Jesucristo, de modificar algún aspecto de nuestra persona, relacionado tal vez, con el carácter, con nuestra visión de las cosas y de la vida, con la mentalidad, con nuestras formas de hacer fraternidad, etc.

Espero que todos estén acompañados en esta noche, compartiendo un vaso de cola de mono, pan de pascua y alguna otra cosa para alegrar estas fiestas.

 A todos les deseo un agradecido año que finaliza y una acogida a los días se que se nos regalan.

¡FELIZ AÑO 2018!

Fr. Isauro Covili Linfati, ofm.

Ministro Provincial