Concluye segunda caminata juvenil franciscana

La segunda caminata juvenil franciscana, se realizó desde el lunes 13 al sábado 18 de febrero, en la cual participaron ocho jóvenes, provenientes de La Serena, Santiago, Talca y Concepción. Esta caminata fue acompañada por tres frailes de nuestra provincia, los hermanos Manuel Pezo, secretario de evangelización, Villy Terzan, animador del CPV y Julio Campos, párroco de Castro. El tramo comprendió un trayecto de 93 km y pasó por doce localidades, comenzando en las Breas y para terminar en Recoleta, Ovalle, IV región.

El hacer este recorrido en la zona del Río Hurtado, tenía como fin, el recordar una antigua ruta franciscana, que los hermanos por los años 1930 visitaban, en donde tenían a cargo, la parroquia de San Francisco de Recoleta. Bajo esta finalidad, y con el objetivo de caminar en fraternidad, experimentando las dimensiones del discipulado y de la providencia de Dios, este grupo de jóvenes y frailes caminó por el valle de Hurtado, yendo al igual como lo hacía nuestro hermano Francisco, es decir, danto testimonio del amor de Dios y dialogando con todos aquellos que se cruzaran en su caminar, y si la ocasión lo ameritaba, se daba la posibilidad de compartir las cosas de Dios.

Para los jóvenes, esta fue una experiencia significativa en sus vidas, en donde desarrollaron habilidades como la caridad, solidaridad, autocontrol, superación de las frustraciones, vencimiento de agotamiento, etc. Pero por, sobre todo, fue una caminata marcada por la oración y el profundo silencio que acompañó a diario a los peregrinos, en donde el diálogo con Dios, era lo que ocupaba su mente y corazón.

Como Provincia franciscana, agradecemos a quienes hicieron posible esta caminata, en especial a Monseñor René Rebolledo, arzobispo de La Serena, quien nos recibió en du diócesis y nos puso en contacto con los párrocos de Hurtado y Recoleta, los señores Elvert y Henry, quienes tenían todo preparado, para que los peregrinos descansaran en la noche. Un agradecimiento muy especial, a todos aquellos que oraron por los peregrinos, y por el buen desarrollo de esta experiencia. Nos vemos el otro año, en lo que será la tercera caminata juvenil franciscana